Su nombre es Ben Underwood, tiene 14 años y hace 11 le fueron extirpados ambos ojos por cáncer de retina. Sin embargo, Ben ha logrado desarrollar un sistema de orientación inaudito en un ser humano, pero muy normal en los delfines: la ecolocalización. Ben chasquea su lengua y analiza de forma instantánea el eco que devuelven los objetos. Sin duda, una muestra más de las infinitas potencialidades del ser humano.

También podía haber posteado los últimos vídeos-basura de PP y PSOE, pero al final he optado por algo que no me hiciera sonrojar.

Vía: Barcepundit

Share