En sentido estricto, ‘blogocracia’ vendría a ser el gobierno de los bloggers; pero de forma libre lo aplico en este post a los bloggers del Gobierno… chino, en particular. Aunque tratándose de China ambas acepciones casi que se confunden en una sola, pues no deja de sorprender que ahora los dirigentes provinciales del partido oficial anuncien a bombo y platillo su condición de bloggers cuando, al mismo tiempo, no cesan en su empeño de reprimir y obstaculizar la libertad de expresión ejercida por sus ciudadanos en la blogosfera:

“Una veintena de responsables de una ciudad al este de China han abierto recientemente ‘blogs’ a iniciativa del número uno del Partido Comunista local, con el objetivo de acercarse a “las masas”, según la prensa china. En una reunión reciente, Zhang Xinshi, número uno del partido en Suqian, en la provincia de Jiangsu (este), ha animado a los jefes de los diferentes departamentos a abrir sus ‘blogs’ para “atraer las discusiones y las observaciones de todos, admitir el control del público y mantener un canal de comunicación eficaz y libre entre los dirigentes y las masas”.


Claro, que si tenemos en cuenta que eso de “atraer las discusiones y las observaciones de todos, admitir el control del público y mantener un canal de comunicación eficaz y libre entre los dirigentes y las masas” se limita a hablar de sus actividades como dirigentes y a condenar la mala costumbre de escupir en la calle, pues ya me dirán ustedes la gran utilidad de estos weblogs. Especialmente si, como han denunciado los propios periodistas chinos, es imposible realizar comentarios en las entradas, algo que los dirigentes achacan a “problemas técnicos”.

Es un caso similar al del presidente iraní. Países que destacan por la represión contra la blogosfera mientras sus dirigentes alardean de eso tan moderno y democrático que es darle al blog.

Fuente: madridpress.com

Share