Este blojero surgió de la casualidad. Navegaba tanto por webs guarras y coleccionaba tantas fotos y vídeos, que ya no le cabían en su ordenador. Tuvo que abrirse un bloj para aligerarse un poco el PC. Entonces se dio cuenta de que las fotos que subía a su ‘espacio’ eran visitadas con gran éxito.

Solo tenía que poner algún pie de foto que resultase original como “Rubia cachonda” o “Grandes melones” y tenía un bloj que funcionaba.

El sueño de todo blojero erótico es que le envíen fotos dedicadas que pueda mostrar de forma exclusiva y con el paso del tiempo vivir en una mansión rodeado de conejitas playboy.

Su bloj es muy correcto técnicamente pero no tiene muchos comentarios porque sus lectores no leen (por razones obvias). Así que menos van a escribir, y menos con una sola mano.

Tiene una variante, que es la blojuera erótica enmascarada. Ella juega además con la imaginación de los visitantes (bonita película de lagartos) que piensan que alguna de las fotos es de la protagonista. En esta variante los comentarios se prodigan, a cual más romántico y sutil. Algunas blojueras eróticas enmascaradas entran al juego y suben la temperatura de los comentarios hasta niveles insospechados. Otra variante dentro de la variante es la del blojero blojera erótica enmascarado. Resumiendo son blojeros que escriben firmando como mujeres. Tienen mucho éxito porque conocen de primera mano lo que gusta más a los hombres.

Capítulo siguiente: El blojero crítico
Capítulo anterior: El blojero técnico

Share