Las cosas no pintan bien para Skype, según las noticias que nos llegan de la empresa y que se pueden resumir en: a) desaceleración en la facturación progresiva en el último año (13% en el tercer trimestre, frente al 26% del segundo y el 42% del primer trimestre); y b) modificación de su estructura corporativa hacia la centralización, eliminando las delegaciones regionales.

A primera vista, podría parecer que la segunda es una consecuencia directa de la primera, un ejercicio de optimización de recursos frente a una coyuntura negativa. Sin embargo, en cincodias.com se abre la puerta a la posibilidad de un conflicto entre los directivos de Skype y eBay, la empresa propietaria; o incluso, citando como fuente a GigaOM, a una adaptación de la política administrativa de Skype a la de la propia eBay.

En lo que a España concierne, tenemos buenas y malas noticias. La buena es que Alberto Lorente, hasta ahora director general del servicio en España, pasa a ocupar el puesto de director europeo. La mala, es que la delegación española desaparece en la práctica, al igual que en otros países europeos, cuya dirección estará centralizada en Londres:

“La reestructuración afecta a 40 de los 516 empleados de Skype. 26 de ellos cambiarán de funciones o de sede y los 14 restantes dejan la compañía o han sido recolocados en otras empresas de Ebay, según ha explicado Skype Journal, un blog especializado en la empresa”.

En cualquier caso, bien es cierto que llevamos ya algún tiempo sin recibir noticias del popular servicio de telefonía vía Internet, actividad que en algún momento llegó a ser frenética con anuncios de mejoras, ofertas y novedades.

Skype fue adquirido por eBay hace poco más de un año por 2.600 millones de dólares.

Share