El hombre que aparece en este vídeo es Víctor Jara, cantautor chileno que fue asesinado por los golpistas en los primeros días del levantamiento de Pinochet. Ya lo he colgado en otra ocasión, justo cuando lo descubrí en YouTube, pero me pareció apropiado usarlo también como reflejo de mi sentimiento tras la muerte del ex dictador: cierto es que no cabe la alegría ante la muerte de ningún ser humano, y menos en la de un anciano decrépito superado ya por la Justicia, la vida, la realidad y el progreso; pero sí cabe la alegría ante la caída de un símbolo funesto y ante la esperanza de que todo lo que representa no se vuelva a repetir. Esperanza en que, ahora sí, Chile mire hacia adelante y alcance el futuro que le corresponde andando por ese ancho camino que Jara nos dibujó.

Descansa en paz, Víctor. Para otros, me temo, será algo imposible.

Share