Miles de personas presas del pánico se lanzan a la calle en Bélgica tras el anuncio a través de la televisión oficial de que el país se acaba de partir en dos tras la declaración unilateral de independencia efectuada por la región de Flanders (Flandes), de mayoría germanófona (vamos, que habla alemán). La RTBF acaba de interrumpir sus emisiones para dar cuenta del grave suceso y de la salida del Rey del país ante los graves acontecimientos. La nación entera se sume en la desolación.

Esto, que podría parecer la trama de cualquier novela de política-ficción, ocurrió anoche mismo tal y como se relata. Poco después, y ante el giro inesperado que se había producido y la alarma generalizada, los responsables de la RTBF aparecían ante las cámaras para explicar que todo era falso, que se trataba “nada más” que de una ‘fake’ viral para calentar el debate sobre el futuro de la nación. Políticos, militares, cónsules… todos picaron como el que más. Ahora se exigen responsabilidades y una investigación. Y, ojo, la culpa en esta ocasión (creo) no es de Internet.

¿No te suena a ‘La Guerra de los Mundos‘? Pues mucho peor. Y es que lo viral

Share