No tenía controlado que hoy fuera el Día del Esperanto y que se había pedido a los bloggers que escribiéramos un post en nuestro idioma materno y en ese otro idioma universal, pero Antonio y Guillermo me lo han recordado. Guillermo, además, ha cumplido con lo que se esperaba. Valga este minipost como descargo.

Share