Los nervios no son buenos aliados… ni siquiera para la SGAE. Y encima ahora comienzan a pagarle con su propia moneda.

Share