Increíble, alucinante, fascinante. Tremendo despliegue de creatividad y pericia musical la que ofrece The Dubliners en este ‘Octopus jig’ grabado en directo en 1973. Se puede considerar directamente un ménage á trois (y puede que hasta a ‘quatre’) musical.

Pasa directamente a mi archivo de joyas musicales.

La cosa tiene su miga:

Músico 1: rasguea el banjo mientras dibuja las notas en el violín

Músico 2: define los acordes en el banjo mientras maneja el arco del violín y sopla en la flauta.

Músico 3: marca las notas en la flauta, y lo más difícil de todo… ¡bebe cerveza!

Músico 4: se encarga de la cerveza.

Hay una versión más corta, pero yo me quedo con ésta para no perderme nada.

Vía:
J-Walk

Share