Acabar con una práctica popular en la Red no es nada fácil, ni siquiera para Google. Vuelve el Google Bombing, aunque es muy probable que sólo de forma temporal.

Share