Y las mías, a poco que haga un cursillo intensivo. Fascinante, ¿no?

Vía: EGG Blog

Share