Viacom se sube al carro de la imbecilidad galopante que prospera en la industria audiovisual y reclama a Google y YouTube más de mil millones de dólares por los 160.000 vídeos de su propiedad disponibles en el citado servicio. Podría reiterar aquí una vez más mis planteamientos al respecto, pero no creo que puedan mejorar un ápice esta excelente reflexión de Jeff Jarvis que he encontrado en El Blog de Enrique Dans:

“Viacom se queja de YouTube, pero, en realidad, se quejan de sus propios espectadores. Lloriquean hablando de robo, pero en realidad, lloriquean sobre recomendaciones, sobre su audiencia buscándoles más audiencia. Viacom está intenando, ella solita, convertir la industria de la televisión en la industria de la música. Intentan esparcir estupidez. Leyendo la denuncia, podemos ver que en realidad se están quejando de sus fans”.

Amén.

Share