Se le tachó de casi todo, y en algunos aspectos no sin razón. Pero a menudo las cosas no son tan simples como algunos intereses obligan a mostrarlas. Jesús Quintero obra en consecuencia y deja su programa en TVE, mostrándose al fin coherente en su disconformidad con la censura ejercida por la cadena pública hacia el veterano y polémico periodista José María García. La forma, un tanto curiosa: un parte médico que certifica su bajo estado anímico. Suponemos que para eludir ciertas asperezas contractuales.

TVE “lamenta este contratiempo y desea a Jesús Quintero un pronto restablecimiento”. Nosotros lo lamentamos más y deseamos un pronto restablecimiento de la pluralidad en la televisión que pagamos todos los españoles, en la televisión de la democracia.

Share