Aunque no llevo la cuenta, la Consejería de Turismo va camino acelerado de ocupar puestos de cabecera en el ránking de fallidos de este Gobierno tan familiar que nos tocó en suerte. Con el fallo judicial anulando la orden de homologación para impartir FP en los centros de Hecansa, Hoteles Escuela de Canarias, el sindicato STEC-IC vence en su primera batalla, aunque aún no haya ganado la guerra. Por esta vez, y esperando que siente precedente, la Justicia ha llegado a tiempo para que la viceconsejera Pilar Parejo no salga de rositas antes de las próximas elecciones, y sobre todo el presidente Adán Martín que la apoya incondicionalmente como no ha hecho con ningún otro miembro del Gobierno en sus más que polémicas decisiones.

Son muchos y variados los graves problemas que ellos dos han originado a las empresas públicas dependientes de la Consejería de Turismo pero ahora sobre todo, y por encima de cualquier otra consideración, está el perjuicio a los estudiantes inocentemente matriculados en unos cuestionados cursos de Hecansa. Se les prometió una titulación que ahora no se les podrá legalmente dar, según dictamina la sentencia, aunque sea cierto que para muchos no suponía un incremento del nivel académico real pues ya lo poseían de antemano como requisito de acceso. El daño, el malestar y la zozobra causada a esas 200 familias ¿ha sido por un exceso de voluntarismo o por pura ignorancia, prepotencia o temeridad?

Conviene recordar que con la excusa de carecer de diploma oficial, Pilar Parejo suprimió los cursos de Dirección y Gestión Hotelera que se venían impartiendo con gran aceptación y reconocimiento para sustituirlos por otros llamados ‘bilingües’, con titulación, decían ella, Adán Martín y Herrera Velázquez de FP grado superior. Y no sólo se cargó aquel reputado plan de estudios, sino que en su frenesí destructor acabó también con Canary Data y el Observatorio Turístico, empantanó por años el Palacio de Congresos de Maspalomas, desmanteló Saturno sin haber podido hacer funcionar previamente Promotur por falta de consenso con Tirios y Troyanos. Tampoco pudo rematar, esta vez gracias a Dios, su falsa idea de promoción única. Por poquito casi logra salirse con la de ella y dejar a Canarias con el logotipo sonriente de Tenerife, sustituyendo al consolidado: la palabra Canarias con la estretlizia multicolor al frente. Esto fue posible gracias a que algunos cabildos no dejaron que perpetrara esa última ‘ruindad’, según ella misma definía estas cosillas.

Este fallo judicial de ahora viene a poner de manifiesto el primero de los tres, a mi juicio, fallos básicos del ‘Plan Alicia’ pergeñado para Hecansa, llamado así por ser más propio del país de las maravillas, como ha puesto de manifiesto el TSJC, y por ser otra Alicia su ‘anima mater’. Si bien es cierto, como dice Pilar Parejo, que los cursos de FP “pueden darse en cualquier sitio”, aún quedan por aclarar dos cosas más para que puedan ser homologables las enseñanzas. La primera es el asunto de la titulación oficial de los profesores y la segunda es la adecuación de los planes de estudio a los que por ley están fijados para la enseñanza reglada. Y ahí los esperan el STEC-IC de nuevo para la primera y la Consejería de Educación para la segunda.

Conviene ahora recordar que cuando en tiempos de Lorenzo Olarte se potenciaron los Hoteles Escuela de Canarias y se establecieron unos planes de estudio asesorados por una de las escuelas mas prestigiosas del mundo, la de La Haya, fue precisamente porque se pretendía formar excelentes cuadros de mando para la industria hotelera y hostelera, además de profesionales de oficios, que no podía formar la enseñanza reglada por su propia rigidez normativa para adaptarse a las auténticas necesidades canarias. La FP, por sus planes de estudio encorsetados, y la universidad, por su carácter teórico, son más propicias para formar funcionarios y administrativos que buenos directores. Por eso nació Hecansa bajo el lema de ‘Agendo discere’, aprender haciendo. Y ese elemento diferenciador fue el fundamento del por qué los estudiantes que salían de sus Hoteles Escuela eran muy valorados por los empresarios.

Pilar Parejo afirma que no tendrá problemas para reunirse con los alumnos y padres afectados, ¡es lo menos que puede y debe hacer! Pero también sería de esperar que esta vez permita preguntas y que ella les responda concretamente a sus preocupaciones y no a otra cosa distinta ni salga con vaguedades o evasivas hasta después de las elecciones, (el ‘marrón’ para el que venga), y no suceda que, como en otras ocasiones, los perjudicados sólo asistan a un monólogo como oyentes mudos, eso sí, previo aleccionamiento de la dirección de estudios.

“Tranquilidad porque todo está arreglado” ha declarado la señora. Eso también dijo a los estudiantes de la última promoción del plan anterior y aún siguen esperando el cursillo homologador que prometió hace más de un año. “Tranquilidad” les dijo a los empleados de Hecansa y de Saturno y contrató al antiguo consejero de Asuntos Sociales, Víctor Díaz, para perder los litigios judiciales por los despidos. “Tranquilidad porque yo lo arreglo” les dijo a los empresarios del Palacio de Congresos y se va a ir del cargo sin que aún se haya inaugurado. Cuando Pilar Parejo dice “tranquilidad” es para alarmarse, ¿será eso por lo que algunos dicen que es tan buena profesional y excelente gestora? ¿O será que están tranquilos porque aún no les ha tocado el turno de intranquilizarlos, aunque tengan ya asignado su número en la cola?

Share