Twitter

“Some cat is doing an upgrade to Twitter. Buckle your seatbelts and check back in a few!”

Se veía venir, y sólo faltaba ver cuándo se produciría. Desde que el pasado fin de semana me reenganché a Twitter he ido notando progresivamente la bajada de rendimiento del servidor. Algo que no es de extrañar si tomamos en cuenta la frenética actividad que experimenta el servicio, la cantidad de gente que se está dando de alta y los ríos de referencias que corren por la blogosfera. Otra edición del famoso y temido ‘morir de éxito’. Pero si algo puede eludir la muerte, al menos por siete veces, eso es un gato. Y a un gato han recurrido los desarrolladores para poner a tono la herramienta. Esperemos que no estemos ante un Orkut II.

Share