Advierto de entrada que esta historia puede tener sus lagunas, y que he intentado recomponerla tomando las diferentes informaciones que he ido encontrando en la blogosfera, en algunas ocasiones bastante confusas, por lo que es posible que algunos de los elementos de la sucesión cronológica que muestro a continuación no respondan del todo a la realidad de los hechos. Sin embargo, y después de pasarme media mañana recabando datos, la historia que les traigo se desarrolla más o menos como les cuento. Ni que decir tiene que estoy abierto a cualquier correción al respecto:

El Ojo de Guadix, blog alojado en Windows Live Spaces, publica una foto premiada en el concurso fotográfico Lactancia Materna del Hospital Marina Alta de Denia. En ella se ve a una madre amamantando a su hijo con parte de su pecho al descubierto (el rastro se puede encontrar en la caché de Google).

– Spaces determina que la fotografía no respeta sus condiciones, vamos que es prácticamente pornográfico, y remite el siguiente comunicado:

“Hemos encontrado imágenes con desnudos parciales (imágenes de pechos de mujeres, o de hombres desnudos completamente, o bien de nalgas de mujeres) en su Espacio, El ojo Guadix. Elimine todas esas imágenes de su Espacio en un plazo de 120 horas o se le deshabilitará el mismo. Si tiene preguntas acerca de los tipos de imágenes permitidas en Windows Live Spaces, haga clic en el ví­nculo del Código de conducta en la parte inferior de la página Windows Live Spaces. Atentamente, Eddelyn Atención al cliente de Windows Live Spaces”.

– Spaces cumple su amenaza y desactiva el blog. El autor monta en cólera, abre otro blog y denuncia la censura de Spaces y apela a la solidaridad de la blogosfera para difundir el atentado.

Numerosos blogs se hacen eco del asunto y muchos, algunos incluso alojados en Spaces, deciden reproducir la foto objeto de la polémica.

– El Ojo de Guadix vuelve a ser activado, al parecer tras eliminar la foto en cuestión (de hecho ya no se puede encontrar en la bitácora) y, según afirman Cambalache y Gatopardo, ahora es la autora de la fotografía la que aparece en escena… ¡denunciando “ante la SGAE” a todos aquellos que reprodujeron la fotografía!

Lo de la SGAE no me termina de cuadrar, ya que el ámbito de la fotografía dentro de su actividad, si existe, debe de ser puramente testimonial. Tampoco tengo constancia de que se haya formulado denuncia alguna, tan solo las citada referencias en Cambalache y Gatopardo. Aunque de lo que sí que no cabe duda alguna es de la indignación de la fotógrafa, expresada en su propia web, por ver su foto publicada en numerosos blogs sin permiso:

“Mientras esta foto parece haber causado bastante comoción en internet por haber causado la cierre de un blog en Windows Live Spaces, yo como la fotografa me asombro de tal censura y tambien me sorprendo ya que nadie me pidio permiso para poner la foto en su blog para empezar!”

Y a este respecto, debemos decir que si bien la sensatez y la sensibilidad social de la autora quedan en entredicho, la Ley la ampara en su derecho a determinar dónde y de qué forma se muestra su obra. No nos cansamos de repetir una y otra vez la diferencia entre copia privada o derecho de cita, tal y como lo recoge la nueva Ley de Propiedad Intelectual (PDF-página 7), y la utilización de material intelectual sin permiso, aunque sea sin ánimo de lucro o con un claro sentido de la solidaridad, como en este caso. Y casos sonados, haberlos haylos.

Tampoco es cierto, como he leído en algunos blogs, que la autora haya cedido los derechos a la organización del concurso. Tal y como se recoge en las bases del certamen, el ganador tan sólo cede el original remitido, que sólo se “podrá utilizar para fines de promoción de la lactancia materna”. En cualquier caso, hay derechos, como los morales, que jamás pueden ser cedidos a terceros.

Así que, una vez más, mucho cuidadito con lo que colgamos en nuestro blog.

Share