Llevo una racha de pena en lo que a salud se refiere, y a hora han sido unos cálculos renales los que me han tenido alejado de la Red y del mundo desde el pasado sábado. Así que imagínense la alegría cuando esta noche enciendo el ordenador y me encuentro que Mangas Verdes ha superado ya los cuatro millones de visitas desde su creación. Una enorme satisfacción después de unos días para olvidar. Pues bien, no puedo estar mucho rato, pero sí me gustaría recordar que fue el 19 de febrero de 2006 cuando este blog registraba su primer millón, casi dos años después de su puesta en marcha. Y, desde entonces hasta ahora, es decir en poco más de un año (con escalas en agosto y enero pasados), la cifra se ha cuadruplicado, lo cual merece una celebración especial, como lo fue la del tercer aniversario hace apenas un mes.

Y así será. Estoy en disposición de anunciarles que en breve habrá novedades importantes por aquí; y no me tiren de la lengua, porque por ahora no puedo decir nada. Se trata de algo que valoro mucho en lo personal y en lo blogosférico, con un impacto más social que de otra índole (no, no hay cambio de diseño ni de dueño ni de nombre). Eso, y claro, ponerles al día de las primeras conclusiones de mi trasteo con el iMac.

Pero hoy lo que toca realmente es, como siempre, una vez más, darle las gracias a todos los que participan y se pasan por aquí. Auténticos motores de este blog, y los únicos capaces de hacer realidad esta estadística que hoy les comento y, por consiguiente y con todo el reconocimiento por mi parte, también los únicos que merecen las mayores de las gracias. Cuatro millones… ¡uf! Mamá, vértigo.

Share