Cuando parecía que la perversión de Endemol había tocado fondo, va y nos sorprende con una atrocidad mayor:

“Un canal de televisión holandés, BNN, tiene previsto emitir este viernes un programa en el que una mujer enferma terminal selecciona un receptor para sus riñones de entre tres concursantes. La idea ha escandalizado a los políticos del país y el gobierno ha hecho un llamamiento a la cadena para que no lo emita”.

Si esto no es jugar con la desgracia ajena, no sé entonces qué será.

Fuente: elmundo.es

Share