No sé si esto arregla algo o lo empeora, pero lo cierto es que el anunciado reality show cuyo premio era un riñón finalmente ha sido sólo un montaje “para concienciar” a la sociedad holandesa del grave problema de la falta de donaciones. Es decir, otra tomadura de pelo, aunque se supone que en esta ocasión con un ‘buen fin’. No sé si alguien se habrá concienciado con esta ‘mentira piadosa’, pero seguro que muchos se habrán sentido, una vez más, estafados:

“El ‘gran espectáculo del donante’ se emitió hoy en un canal de la televisión holandesa pero al final no hubo un premio de un riñón, sino que el programa resultó ser un montaje para sensibilizar a la población para que done sus órganos.

La gran sorpresa se guardó hasta el último momento cuando, antes de saberse el ganador del programa (y del riñón), se reveló que no se iba a producir una donación, que la donante enferma de cáncer era una actriz y que el objetivo de la emisión era concienciar a los holandeses”.

En mi opinión, ni siquiera en casos como éste es aplicable el ‘todo vale’.

Fuente: lavanguardia.es

Share