Tarde o temprano tenía que llegar. Después de años tolerando presiones y caprichos, el Gobierno de España comienza a reaccionar. Y no es que estemos ante un ‘punto y aparte’ en la relación Estado-SGAE, pero algo es algo, sobre todo si tenemos en cuenta el entreguismo de que hacen gala ministros como la titular de Cultura, Carmen Calvo. Este primer toque de atención a la sinrazón la ambición desmedida de los fundamentalistas del copyright viene a cargo de Joan clos, ministro de de Industria, Comercio y Turismo. Y en dos aspectos muy importantes: el control de Internet por parte de entidades no judiciales y el canon sobre soportes digitales:

“P. Un tema que preocupa a los internautas es la posibilidad de que se regulen las descargas desde Internet o el intercambio de archivos. El ministerio ya hizo un intento.

R. No vamos a intentarlo de nuevo. Todo el proceso de las descargas por Internet está creciendo muchísimo y es prácticamente imposible regularlo de manera eficiente. Estamos en el bando de los que promovemos la libertad”.

“P. El canon digital que enfrenta a los fabricantes de telecomunicaciones y a las sociedades de gestión de derechos se ha paralizado. ¿Qué va a hacer el Ministerio?

R. Nuestro papel es que en caso de que las dos partes en litigio no se pongan de acuerdo tenemos que arbitrar. Y como no existe ese acuerdo, en los próximos meses regularemos el canon digital, para que esté listo para el próximo año. Y estamos trabajando para hacer una propuesta lo antes posible.

P. Aetic, la asociación de empresas del sector de telecomunicaciones e información, dice que las sociedades de gestión piden 1.200 millones de euros al año.

R. No sé si piden o no esa cifra y mejor no calentar el debate. En todo caso, a mí me parecería exagerada”.

Espero que todo esto no sólo tenga que ver con la inminencia de las generales.

Fuente: elpais.com

Vía: 20minutos.es

Share