Zattoo

Hoy hace una semana que decidí descargarme e instalar Zattoo, el programa de televisión a través de Internet, en mi iMac. La experiencia la puedo calificar, en general, de positiva y el programita cumple perfectamente la función para la que lo he instalado: permitirme seguir las noticias, documentales y alguna que otra serie sin moverme del ordenador o dejar de trabajar en lo que tenga entre manos.

Como aspectos positivos hay que destacar la facilidad para darte de alta, descargar, instalar y configurar la aplicación, que te permite acceder a distintas listas de canales según cada cuenta. Al parecer, ofrece una oferta dependiendo del país desde el que se acceda (vía IP). En mi caso, puedo ver La Primera, La 2, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta, Canal 24 Horas y TeleDeporte, así como cadenas extranjeras como Desutsche Welle, SF info o TVPolonia. En condiciones normales, el acceso es rápido y la cosa marcha bastante bien con alguna interrupción que otra. El paso de una cadena a otra es prácticamente inmediato con alguna breve promo de Zattoo o anuncio comercial de por medio. Puedes jugar con tamaños de pantalla desde el formato por defecto a pantalla completa y seleccionar el tipo de audio desde mono a estéreo. Dispones igualmente de funciones de volumen, mostrar/ocultar el panel de canales y el ‘siempre visible’, que impide que la televisión quede oculta por otras ventanas.

En el apartado negativo, se echa en falta la posibilidad de acceder, como mínimo, a los canales autonómicos y a los que se ofrecen a través de TDT, aunque tampoco estaría nada mal poder ver alguno que otro temático. Si bien en condiciones normales todo marcha sobre ruedas, lo cierto es que incluso con una conexión de 3 megas como la mía los cuelgues son habituales y las interferencias también, por lo que a menudo cuesta seguir los canales con ciertas garantías. A veces el programa devuelve un error fatal y se cierra, aunque al abrirlo de inmediato vuelve a funcionar sin problemas. La pérdida de calidad de la imagen a medida que crece la ventana es ostensible, especialmente si tu monitor superas los 1.024 píxeles. También se echa en falta un mayor surtido de opciones de audio, y más ahora que los sistemas 5.1 están a la orden del día.

En el aire queda aún la cuestión de derechos de autor y de si el servicio sobrevivirá tal cual lo conocemos hoy. Hay quien pronostica que acabará en cuanto las cadenas comiencen a quejarse y quienes piensan que es una herramienta de promoción que les beneficia y que éstas no pondrán objeción a una plataforma que limita el número de canales disponibles por país.

Por lo pronto, y con todos los matices ya descritos, continúo disfrutando de una utilidad gratuita que no requiere de hardware alguno y te da la libertad de seguir buena parte de tus programas favoritos incluso allí donde es imposible ver televisión por cable o antena. Recomendable y manifiestamente mejorable, pero desde luego útil.

Ahora mismo, por ejemplo, mientras escribo, estoy viendo a Buenafuente con Sabina y Serrat (sí, aún en Antena 3).

Share