Este año celebramos, entre otras muchas cosas, los 25 años (o 35, como veremos después) del nacimiento de una de las peores lacras, junto con el spam, que recorren Internet. El primer virus de la historia, al menos según recoge Jeremy Paquette en ‘A History of Viruses’, fue programado por un joven estudiante llamado Richard Skrenta, tras adquirir un Apple II y decidir gastarle una broma a sus amigos desarrollando algo parecido a las restricciones que se daban por aquella época entre los juegos pirateados: un código que hacía que se destruyeran tras un número determinado de usos. Skrenta modificó este código para lograr que en los ordenadores que infectara apareciera el siguiente mensaje en la pantalla:

“Elk Cloner: The program with a personality
It will get on all your disks
It will infiltrate your chips
Yes it’s Cloner!
It will stick to you like glue
It will modify RAM too
Send in the Cloner!”


La ‘inocencia’ de este primer malware, llamado ‘Elk Cloner‘; unida a su implantación tan solo en un sistema operativo minoritario como el Mac OS hizo que el virus ni se propagara en exceso ni cobrara la ‘fama’ de muchos de sus sucesores.

Posteriormente, en 1986, serían los paquistaníes Basit Farooq Alvi y Amjad Farooq Alvi quienes, tras descubrir mientras manipulaban un IBM PC en la tienda de informática Brain Computer Services que los floppy disks contenían programas que se ejecutaban automáticamente al iniciarse el ordenador, decidieron hackearlo convenientemente para su interés particular. Nacía ‘Brain‘, un código que se propagaba de PC a PC ejecutándose según las órdenes de su autor. Nacían las ‘epidemias’ de la Red. Los clónicos estaban perdidos.

NOTA 1: Para aquellos que piensan que los Mac Apple son inmunes a los virus, esta pequeña historia les puede dejar las cosas más claras. No sólo es posible, sino que fue en ese sistema operativo marca precisamente donde comenzó la pesadilla.

NOTA 2: La Wikipedia en Español sitúa el primer virus en 1972, ‘Creeper’, de Robert Thomas Morris, para PC, aunque en otra página se contradice. Sin embargo, me extraña mucho que la inglesa coincida en este punto con Jeremy Paquette. Así que casi me quedo con la versión anglosajona, al fin y al cabo fueron ellos los creadores. Eso sí, de ser cierto lo de ‘Creeper’, estaríamos hablando de 35 años de historia, casi las mismas que Internet.

Si echamos un vistazo en Google, podemos ver que las opiniones están muy divididas.

Vía: Machinist | Boing Boing

Share