La crueldad de algunos padres no conoce límites. ¿Qué habrán hecho las pequeñas criaturas, como ésta de Mexicali (noroeste de México), como para tener que arrastrar de por vida el nombre de un portal de Internet. Así, sin intercambio publicitario ni nada. Le ponen ‘Yahoo’ y él que arree con lo que venga. Y no, por mucho que se empeñen algunos medios de comunicación, ni es el primer caso ni, probablemente, el que más nos pueda sorprender.

Los lectores más antiguos de Mangas Verdes recordarán aquella anotación de nada menos que enero de 2005 en la que dábamos cuenta del arrebato de otra pareja, en aquel caso rumana, que también le dio por bautizar a su niñito de idéntico modo. O aquella anterior sobre diversos chinos que intentaron nominar a sus hijos como ‘Zhao.com’… o ‘@’ directamente… o el de ‘Patricia v2.0’. En fin, que parece que la fiebre no ha pasado todavía. ¿O tal vez no ha hecho más que comenzar?

Share