No lo digo yo, eh. Lo dice Bisbal. Y eso es una garantía de pensamiento profundo, cuasi intelectual. Otra cabriola más y se le salta la última… si le queda.

Share