“Un chino de 30 años murió en la ciudad sureña de Cantón después de tres días seguidos jugando por Internet en un cibercafé, informó hoy el diario ‘Beijing News”.

Pues habrá que inventar el desfibrilador 2.0 también 😛

(Lo mejor, la solución de Gobierno chino: “Pekín ha prohibido la apertura de nuevos cibercafés este año y ha creado varios centros de “desintoxicación” para adictos a la red”. Censura 2.0).

Vía: lavanguardia.es

Share