News.com publica una interesante información en la que se afirma que Microsoft acaba de autorizar a los fabricantes de PC a instalar Windows XP en los ordenadores habilitados con Windows Vista si los clientes prefieren aquel sistema operativo. La información cita Fujitsu y Hewlett-Packard como las primeras compañías en poner en marcha este ‘downgrade’ que, en definitiva, no viene sino a confirmar el fracaso, al menos de lanzamiento, del que, en teoría, estaba llamado a ser el sistema operativo revolucionario de los chicos de Gates.

Sin embargo, Microsoft se enfrenta a un grave problema que deberá resolver en breve: el próximo mes de enero se vencen las licencias OEM (Original Equipment Manufacturer), que permiten a los fabricantes insertar sistemas operativos en sus ordenadores, para todas las versiones de Windows XP. ¿Ampliará la compañía las licencias o se arriesgará a perder una buena cuota de mercado? También podría retomar Vista un poco más en serio a corto plazo, pero eso se me antoja un imposible.

Vía: Slashdot

Share