Con cariño y admiración para Luis, Miguel, Eduardo… Luisa, Alberto… Gracias por mantener viva la llama, por recrear el misterio del fuego en los albores del tercer milenio. Taburiente libre, libre, libre. Como la alpispa(¡¡??)… junto a la acequia.

Share