“¡Hola, Mundo!” fue uno de los titulares de Mangas Verdes más leídos ayer vía RSS. Y no es para menos. Después de tres años y medio, retomar el saludo inicial de todo blog que se precie sólo puede significar dos cosas: o que se empieza de cero porque se ha borrado la base de datos o que al autor le ha dado el ‘síncope’ de la eterna juventud. Afortunadamente no fue nada de eso, sino, simplemente, un contratiempo en la actualización a WordPress 2.3.

Víctima de un ‘bug’ no advertido por el equipo de desarrollo ni, por lo que pude comprobar, demasiado comentado en la blogosfera, a la hora de ejecutar el ‘upgrade’ surgieron numerosos errores de incompatibilidad con el charset. No aceptaba ni el charset ‘latin1’ ni el collate ‘utf-8’ que tenía estipulados en el ‘wp-config’ y que me venían funcionando a la perfección desde que ‘traduje’ el blog a utf. De tal modo que el sistema me decía que la actualización había sido exitosa, pero en la práctica no era así, ya que este error impedía la creación de las nuevas tres tablas de etiquetas características de WP 2.3.

Afortunadamente, seguí todos los pasos recomendados para la actualización, y en especial el de realizar una copia de seguridad de la base de datos. Y después de varias pruebas, con borrado y recarga de la db, junto con diversos cambios en el archivo de configuración, finalmente logré que la cosa funcionara dejando vacíos los campos:

define('DB_CHARSET', '');
define('DB_COLLATE', '');

del ‘wp-config’.

Por el camino, y por razones que desconozco, el blog envió el mensaje inicial de ‘Hello Word!’ a los lectores de feeds. Eso, unido a los errores que aparecían en la propia bitácora, hizo que muchos amigos me escribieran para preguntarme qué estaba pasando. De ahí la necesidad de este post, que espero le pueda servir a alguien en las mismas circunstancias.

Muchas gracias a todos por los comentarios y los correos. Hola, Mundo, otra vez. ¿Y por qué no? A buenas horas, mangas verdes 😉

Share