Raikkonen y Alonso, de juerga

McLaren se ha lucido, otra vez. Ahora casi que estaríamos por decir que no podría ser de otra forma: Raikonnen saca provecho de la soberbia y la topreza de una escudería y de un aspirante a campeón que no han sabido ni competir con dignidad ni respetar a todo un bicampeón del mundo. Pero lo cierto es que podía haber pasado cualquier cosa. Raikkonen está que no se lo cree, Alonso igual de contento que si hubiese sido él el triunfador, y Hamilton, ¡Hamilton!, ¿Hamilton?… ¿estás por ahí?

La FIA también lo intentó. Pero ya era demasiado tarde.

Share