Igual que decimos una cosa, mentamos la otra. Elpais.com se ha tomado muy en serio su adaptación a los tiempos que corren. Es claro que lo esté haciendo tarde y, en algunos aspectos, también mal. Pero, en cualquier caso, su afán de renovación es digno de apoyo. Eso sí, para eso no hace falta exagerar en la justificación ni inventarse revoluciones ya inventadas. Se había quedado atrás y ahora intentar subirse al carro. Punto. Tan sencillo como lícito. Ya puedes consultar libremente todo el contenido del elpais.com, incluida la versión en papel, pero con limitaciones como el periódico en PDF, entre otras. Será a partir del 15 de noviembre.

Share