Muy torpe tiene que ser un político para poner de acuerdo nada menos que a Zapatero, el PP y el Rey en su contra. Chávez ha cruzado la barrera de la diplomacia y el respeto a un ex presidente de España y se ha llevado una somanta dialéctica:

“El Rey de España espetó hoy, en el Plenario de la Cumbre Iberoamericana, al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, “¿Por qué no te callas?”, ante las descalificaciones vertidas por éste contra el ex presidente del Gobierno español José María Aznar”.


Esto ocurría mientras Zapatero, en un gesto que lo honra, afeaba desde el foro de la Cumbre Iberoamericana a Chávez sus reiteradas descalificaciones hacia José María Aznar, tildándolo de fascista continuadamente. Chávez interrumpió a Zapatero y acabó colmando la paciencia de Juan Carlos I, que acabó finalmente abandonando el local.

Estoy plenamente con lo expuesto por ZP:

“”Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica y no seré yo quien esté cerca de las ideas de Aznar, pero fue elegido por los españoles y exijo ese respeto”.

Claro, que para eso uno ha de tener un mínimo de talante democrático.

Share