Me quito el sombrero ante este interesantísimo y acertado post de Julio Alonso: ‘El proceso de verificación de información en los blogs’. Un artículo digno de un buen teórico de la comunicación que, espero, le aclare las ideas a aquellos que pierden buena parte de su tiempo en la Red ‘cazando’ errores y erratas en los blogs, sin distinguir la diferencia que existe entre la información profesional más o menos rigurosa y el afán de información mancomunada y la inmediatez que rigen en el periodismo ciudadano:

“En los blogs el proceso de verificación de la información también existe, contra lo que les pudiera parecer a algunos. Sin embargo es radicalmente diferente al de los medios. Sucede a posteriori, en abierto y en colaboración. En un blog se publica la información y es la comunidad de lectores del blog, conjuntamente con sus autores, la que verifica la fiabilidad del mismo, detecta y denuncia errores. Y además resulta que los autores de los blogs participan en esa conversación, y contestan, y corrigen cosas en el post, y sustituyen lo que estaba mal, y lo dejan tachado (para dejar una traza del error), y añaden actualizaciones con información adicional, y enlazan a otras fuentes que hablan sobre el mismo tema. Cuando se publica algo en un blog, no se pretende que sea la última palabra en torno a dicha cuestión. Se pretende que sea el inicio de una conversación sobre ella. Conversación que puede suceder en los comentarios de la noticia o en posts cruzados entre distintos blogs”.

Chapeau.

Share