El titular es una paradoja, como la de Epiménides. Si el titular es cierto, yo, que soy blogger, miento también; luego es verdad y mentira (contradicción). Si el titular es falso, entonces puede que esté diciendo la verdad o no; depende de si estoy entre los bloggers que mienten o los que dicen la verdad.

¿Y todo este rollo para qué? Pues para introducir esta genial paradoja que ha descubierto David Bravo en la prensa digital:

Paradoja de la estadística

La podríamos bautizar como ‘Paradoja de la estadística’. Me parto.

Share