Me he reído un rato con el artículo de Virginia Heffernan en el New York Times describiendo irónicamente las ‘escandalosas’ y ‘perversas’ imágenes de la primera etapa de ‘Barrio Sésamo‘. ¿Escandalosas? ¿Perversas? De eso, al menos, es de lo que se advierte en las carátulas de una nueva serie de DVD que recogen los primeros capítulos de la famosa serie infantil:

“These early ‘Sesame Street’ episodes are intended for grown-ups, and may not suit the needs of today’s preschool child”.

“Estos primeros episodios de ‘Barrio Sésamo’ fueron concebidos para adultos, y no están dirigidos a los niños preescolares de hoy en día”.


Sé que se pierde bastante de gracia, pero les dejó la traducción libre de un fragmento del artículo de Virginia para que se hagan una idea:

“Hace algún tiempo (justo cuando se grabó el primer episodio, hacia el 10 de noviembre de 1969), Sally, una linda y solitaria muchacha, traba amistad con un extraño anciano, que la toma de la mano y la lleva a su casa. Aparentemente, Gordon solo quiere presentársela a su esposa e invitarla a leche y galletas, pero… bueno, no hay que descartar que pretenda algo más. En cualquier caso, al final le da leche y galletas. Nadie sabe lo peligrosa que puede ser la leche.

Vacas en estado vivo también asaltan las pantallas en 1969 (vacas que comen hierba natural, no pienso tratado con hormonas). Las vacas son ordeñadas por viejos agricultores que usan sus sucias manos para llenar un cubo tras otro. En otra parte, dos hermanos se arriesgan a sufrir una conmoción cerebral mientras se golpean con almohadas de plumas alergénicas… “

Vamos, impagable.

Share