La práctica totalidad de los lectores de Mangas Verdes ya conocen mi posición en el debate sobre ‘piratería’ y derechos de autor; y muchos saben también que esa postura está avalada no sólo por mi consideración del derecho universal al libre acceso a la cultura, sino, además, en el caso de España, por la legalidad vigente. Frente a eso, la intoxicación de la industria y sociedades gestoras de derechos de autor en su intento de criminalizar a la ciudadanía por una actividad, la de compartir cultura que, además de ser completamente legal, colabora decididamente en la difusión y sostenimiento de los propios artistas.

Ante la confusión reinante al respecto, también en los medios de comunicación, me ha parecido conveniente trasladar el debate al papel, un terreno en el que normalmente sólo tienen voz los fundamentalistas del copyright. En mi reencuentro con la columna de los lunes en ‘Canarias7’, echo mano de dos textos legales de vital importancia para situarnos en la polémica y aclararle a los lectores las dudas que puedan albergar en este sentido.

‘No tan piratas’… ni mucho menos.

Share