Robot que rebota sobre las aguas

No es ciencia ficción, por futurista que te parezca; ni tampoco un milagro, por mucho que supere la proeza de Jesús sobre el Mar de Galilea. Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Seúl ha desarrollado la tecnología necesaria para que un robot pueda saltar (rebotar) sobre la superficie del agua (lo de caminar ya estaba superado).

El equipo, liderado por Ho-Young Kim y Duck-Gyu Lee, centró sus investigaciones en el famoso insecto tejedor o zapatero, que pulula libremente sobre las aguas de ríos y lagos desafiando a las leyes de la física, y llegaron a la conclusión de que todo se reducía a un cuestión de velocidad: la velocidad con la que los miembros impermeables (patas en el insecto, esferas en el robot) golpean la superficie. Si ésta es muy rápida, traspasa la superficie; si es demadiado lenta, no provoca el efecto de rebote. El tejedor es uno de los insectos más rápidos del mundo, capaz de proyectar la longitud de su cuerpo hasta 100 veces en un segundo, equivalente a unas 400 millas/hora (643,7 km/hora en términos humanos):

“El secreto del desplazamiento de los tejedores sobre el agua es conocido desde hace años. El insecto usa sus largas piernas para distribuir uniformemente su peso sobre la superficie. Sin embargo, la capacidad de los tejedores para saltar sobre el agua sin hundirse es algo que ha confundido a los científicos, hasta ahora”.

Tal y como publica Environmental Graffiti, la aplicaciones de este descubrimiento son obvias, aunque ya comienzan a concretarse en áreas como la investigación de la calidad de las aguas e incluso el espionaje:

“Ahora sólo falta descubrir cómo hacer que sean las personas las que puedan andar y saltar sobre las aguas”.

Amén.

Eso sí, con la que está cayendo ahora mismo en las costas de Corea, creo que, por desgracia, rebotarían tanto los robots como los humanos sin necesidad de tanta tecnología. Muy triste. Nunca máis.

Vía: Slashdot

Share