Uff, casi que me han entrado ganas de irme directamente a por uno de verdad. Pero, vamos, que habilidad no le falta al amigo. Eso sí, procura que el billete no tenga más valor que el soporte original 😉

Vía: Lifehacker

Share