A mediados del mes pasado, y en pleno debate político sobre la aprobación del apartado referido al canon en la Lisi, varios medios publicaron el envío al Parlamento español de una carta firmada por 50 organizaciones de 24 países en la que advertían que su supervivencia pasaba por la existencia del canon y que ésta estaba “en manos de los diputados”.

No se sabe si esta misiva puedo incidir de alguna forma en el voto favorable de algunos partidos que se mostraban remisos a la aprobación, pero lo que sí parece cierto, según publica el músico Enrique Mateu en su blog, es que al menos algunas de las asociaciones supuestamente firmantes no tenían ni idea de lo que estaba ocurriendo:

“Lo curioso es que soy miembro de la Junta Directiva de una de esas Asociaciones que aparecen como firmantes, la Asociación de Música Electroacústica de España, AMEE, y no teníamos la más mínima noticia de la carta en cuestión. Y desde luego este tema jamás ha sido debatido en nuestra Asociación. Como tampoco lo ha sido en ninguna de las seis organizaciones a las que pertenezco. Aunque seguro que ahora lo haremos. Pero de firmar nada de nada.

Pero es que consultando a otras supuestas asociaciones firmantes me dicen que tampoco tenían ni idea de tal cuestión. Que extraño ¿no?”

Extraño, no: extrañísimo. Y a todas luces ilegal. Veremos en qué acaba y qué medidas se toman ante lo que tiene toda la pinta, salvo error u omisión, de constituir una grave burla al Parlamento y, por ende, a todo el pueblo español allí representado. ¿Es esto otro síntoma de desesperación?

¿Quién es, definitivamente, el ‘pirata`?

Share