O, al menos, eso es lo que aseguran unos académicos alemanes: nada más y nada menos que la identidad de la ‘Mona Lisa’ o ‘La Gioconda’, como usted guste llamar. Finalmente, dicen, no se trata ni de la madre de Da Vinci ni de él mismo en versión pre drag queen, sino de Lisa del Giocondo, esposa de un mercader de Florencia. ¿Las pruebas? Unas notas al margen en un libro del propietario allá por 1503 y descubiertas recientemente por el experto en manuscritos Armin Schlechter. A ver si ésta es la definitiva.

Lo que sigue sin esclarecerse es otro de los enigmas fundamentales de la obra: ¿tenía o no tenía dientes esta mujer?

Todo esto lo leí en 20minutos.es

Share