Y menos aún con los consejos que nos ofrece Emezeta. Un ramillete de programas para recuperar, claves, contraseñas y números de serie. La memoria tiene límites; la tecnología, no 😉

Share