Lennon Murphy

Culturifagia: Dícese de la reducción al absurdo de la defensa del copyright y derechos de autor.

Yoko Ono denuncia a Lennon Murphy por intentar registrar… ¡su propio nombre! para una banda. Yoko dice que Lennon le pertenece, y Lennon dice que también le pertenece a ella. Y yo digo que los nombres no pertenecen a nadie, sino que cada cual lo lleva prestado el mucho o poco tiempo que pulula por la Tierra. Y que ya estoy un poco harto de tanto registro, tanta denuncia y tanta memez entre quienes se venden como gente de cultura y referentes intelectuales. Hasta Julian Lennon ha entrado al trapo. WTF.

Lo mejor, la explicación de la denunciada:

“Lennon es mi nombre de pila por mi fecha de nacimiento y a veces me preguntan si me lo pusieron por el Beatle. Yo siempre contesto que no. Mi madre me llamó así por el John Lennon “que escribió canciones, dibujó y coció pan al horno con su hijo “. Me puso ese nombre por el hombre, no por la estrella de pop”.

¿Y qué más da, chiquilla?

Todo el culebrón y más, en Boing Boing.

Actualización (14 feb-23.30 h): Yoko Ono responde en Boing Boing que ella jamás ha denunciado a Lennon Murphy. Que la joven se le acercó hace tiempo con la intención de pedirle permiso para utilizar el nombre en el mundo de la música, y que ella no puso reparos. Según Ono, es Murphy quien pretende patentar el nombre para su uso exclusivo en el ámbito musical. Entonces, igual, más que de ‘Yoko contra Lennon’, deberíamos hablar de ‘Lennon contra Lennon’. La avaricia, que rompe el saco.

Share