Gaspi Llamazares

Después de cuatro años de sumisión al Clan de la Rosa, Llamazares vuelve a la carga transmutado en un superhéroe de dibujos animados para acabar él solito con todos los malos malosos del país y, suponemos, para cobrar un canon por sus hazañas. Llamazares se convierte en Gaspi, ora Indiana Jones, ora SecondLifeman. Y mientras tanto, las bases de Izquierda Unida subiéndose por las paredes (y no por superpoderes, precisamente).

Share