La SGAE aparca por un momento su intensa actividad diplomática de los últimos meses y retorna a uno de sus pasatiempos favoritos: las denuncias por vulneración del derecho al honor. El turno ahora es para la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), que no se cortó ni un pelo a la hora de solidarizarse con alasbarricadas.org.

Share