Pues ahora que ya nos habíamos hecho a la idea de que contábamos con siete nuevos pecados para obtener pasaporte al Infierno, va la Oficina de Comunicación de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales y desmiente lo publicado por los periódicos de medio mundo: que no, que todo se sacó fuera de contexto.

Practicar la manipulación genética o realizar experimentos sobre seres humanos, contaminar, provocar injusticia social, causar pobreza, enriquecerse hasta límites obscenos a expensas del bien común y consumir drogas está muy mal visto a los ojos de la Iglesia, pero pecados, lo que se dice pecados, no son (todavía):

“No existe ningún edicto vaticano nuevo», aclara el comunicado, explicando que la confusión se ha debido a la interpretación que han hecho algunos órganos informativos de una entrevista publicada en la edición italiana cotidiana de ‘L’Osservatore Romano’, con fecha del 9 de marzo”.

Fuente: zenit.org

Vía: Menéame

Share