El principito

“Pueden dejar de buscar. Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry”.

El piloto alemán Horst Rippert, que hizo de serpiente sin querer queriendo:

“En el desierto, el principito conoce una serpiente que tiene el poder de devolverlo a su planeta. Después de pensarlo, el principito se despide emotivamente del narrador y deja que la serpiente lo muerda. El principito queda blanco como la nieve y, cuando el narrador busca su cuerpo al día siguiente, éste ya no está”.

Cita tomada de la Wikipedia.

Share