Un juez del estado de Pensilvania (EEUU) ha condenado a tres hispanos a aprender inglés y someterse a un examen en 12 meses, si quieren evitar la cárcel, después de que observara que los tres individuos, Luis Reyes, Ricardo Dominguez y Rafael Guzman-Mateo, cuyas nacionalidades no vienen especificadas en el artículo de BBC News, necesitaban de traductor en el juicio al no entender una palabra de inglés.

Si los condenados suspenden el examen al que tendrán que enfrentarse dentro de un año, tendrán que volver a intentarlo otros 12 meses después, así que más les vale hincar los codos. Se enfrentaban a una acusación de conspiración para el robo. Un cuarto acusado tampoco entendía nada de inglés, pero ha acabado en la cárcel porque sobre él pesaba otro cargo de drogas.

Según el juez, esta insólita sentencia va dirigida a ayudar a los ‘chicos’, ya que, a su entender, si aprenden inglés y consiguen trabajo, dejarán de delinquir.

Me parece estupendo. Y a los condenados, dicen, también.

Vía: J-Walk

Share