Puertas al campo

“…analizados los diferentes escritos que sobre dicha impugnación se han presentado, debe acogerse de manera favorable, ya que las prácticas consistente en bajar de la red obras musicales o audiovisuales, como sucede en este caso a través de la página Web IndiceDonkey, o la de compartir ficheros dispersos en ordenadores de numerosos usuarios, que se encuentran interconectados, de constituir una infracción de los derechos de autor, por carecer de la autorización de su titular, representa una conducta de comunicación pública no autorizada, que puede sancionarse y repararse en el ámbito de la jurisdicción civil, sin que concurra el elemento subjetivo del ánimo de lucro, que exige el tipo penal, ya que ese concepto ha de interpretarse en sentido estricto de “lucro comercial”, y no en el amplio representado por la consecución de cualquier ventaja, utilidad, o beneficio. De ahí que a tenor de lo establecido en el artículo 641.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, deba sobreseerse interinamente la causa”.

Hace cosa de dos años, Promusicae y Agedi, sociedades de la órbita de la SGAE, lograron el cierre de nada menos que 10 sitios de elinks. Hoy, aquellas denuncias y toda la parafernalia que se montó con los rimbombantes ‘actuación policial sin precedentes en Europa‘, ‘golpe a la piratería‘ y demás chorradas continúan derrumbándose como un castillo de naipes bajo el contundente soplo de la legalidad y la Justicia. Lo que no me explico es cómo se puede cerrar una página web o cualquier otro medio o empresa en base a denuncias que chocan de modo tan evidente lo que dicta la Ley. Misterios de la Justicia también.

Fuente: Bufet Almeida

Vía: Abadía Digital

Share