“El productor de cine Andrés Vicente Gómez ha asegurado que una de las formas de frenar “la invasión del cine norteamericano” en los países hispanos es no estimular el doblaje de las películas extranjeras al español, sino mantenerlas en versión original”.

Sí, claro. Y para frenar la invasión de la literatura universal, mejor quemamos todos los libros traducidos. Empezando por los clásicos y los Nobel, que son los que más invaden.

La osadía del mediocre no conoce límites

(Proverbio occidental).

Fuente: Público

Vía: Menéame

Share