El triángulo sentimental que conforman Microsoft, Google y Yahoo! en la carrera hacia el monopolio en la Red es el protagonista de ‘Yahoogle!’, mi columna de opinión de este lunes en ‘Canarias7’. Partiendo de que cualquier situación de primacía en el mercado es siempre perjudicial para el usuario, me sorprende sobremanera las voces que jaelan una alianza Google-Yahoo! en contra de la opción Microsoft.

Y no porque sea un admirador del emporio de Gates, más bien todo lo contrario, sino porque tampoco veo en Google ese mecenas superguay que muchos parecen querer ver. Desde luego, su imagen es mucho más ‘simpática’ y atractiva que la de su rival, y se ha trabajado mucho y bien su popularidad y prepronderancia en Internet. Pero esto no debe llevar a equívocos: en el ámbito empresarial no hay santos, sino empresarios. Y de todos depende que no se transformen en demonios.

Share