Mi columna de los lunes en ‘Canarias7’ está dedicada en esta ocasión a la iniciativa ‘El presidente responde‘, puesta en marcha por el máximo responsable del Gobierno de Canarias hace poco más de un mes. Comentaba por aquel entonces mi valoración positiva del proyecto, que podría prosperar y ser efectivo siempre y cuando éste respetara algunos de los factores clave que marcan el rumbo de la web 2.0 y a los que el propio presidente se comprometía en su anuncio oficial:

“Transparencia, comunicación directa, más democracia, participación, compromiso, vocación de servicio, diálogo de tú a tú para avanzar juntos…”


Sin embargo, las primeras respuestas a las que he tenido acceso resultan del todo decepcionantes. Se ha querido cambiar la placa base, pero no se ha cambiado el chip:

“Y en este circuito de la comunicación digital que es la web 2.0, cualquier chip que no genere fe en el medio y en la herramienta, convicción, riesgo, transparencia y compromiso con el usuario es, sencillamente, un chip inútil, obsoleto, equivocado”.

Share